El Proyecto MASI llega a su etapa final. Tras la entrega de los ventiladores pulmonares en 16 hospitales de Lima, un equipo de especialistas, liderados por el Dr. Benjamín Castañeda, realiza capacitaciones al personal de salud. A la fecha, 8 centros de salud ya pueden utilizar esta tecnología.

¡Aporte al país! Luego de nueve meses de trabajo, el Proyecto MASI entregó 225 ventiladores mecánicos al Ministerio de Salud (Minsa) a fines de diciembre del 2020. Aunque estos dispositivos médicos fueron repartidos casi inmediatamente en 16 hospitales de Lima Metropolitana y de la provincia de Cañete, todavía no podían servir a los pacientes. Para ello, faltaba completar dos pasos: la implementación de los equipos y la capacitación al personal de salud.

Así, desde inicios de enero, un grupo de especialistas liderado por el Dr. Benjamín Castañeda, director del Centro de Investigación en Ingeniería Médica de la PUCP y coordinador general del Proyecto MASI, empezó a realizar jornadas de inspección y capacitación en cada uno de los hospitales que recibieron  ventiladores.

A la fecha, se ha autorizado el uso de 127 ventiladores ubicados en el Hospital Nacional Dos de Mayo (Lima Centro), el Hospital de Emergencias Villa El Salvador (Lima Sur), el Hospital Cayetano Heredia (Lima Norte),  el Hospital María Auxiliadora (Lima Sur), el Hospital Nacional Hipólito Unánue (Lima Este),  el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (Lima Centro) y el Instituto Nacional Materno Perinatal (Lima Centro). Se espera que, a más tardar a inicios de febrero, culminen las capacitaciones en los hospitales que faltan para que todos los ventiladores estén disponibles para los pacientes.

Ventiladores activos

Adicionalmente, se han entregado cinco ventiladores al complejo hospitalario Villa Mongrut, centro de atención para pacientes con COVID-19 aledaño al Hospital Octavio Mongrut de San Miguel. En la Villa, estos equipos ya están en uso de pacientes que se encuentran en sala UCI.

Además, los equipos destinados a este centro forman parte de los estudios clínicos con pacientes, requisito indispensable para la obtención del registro sanitario en Digemid. Debido a su escasez en el Perú, la fabricación y el uso de ventiladores sin registro sanitario se permitieron solo en el marco de la emergencia de COVID-19. Por ello, de un total de 275 ventiladores producidos, la PUCP destinó 50 equipos para las investigaciones que permitirán obtener el permiso con el fin de seguir en actividad tras la pandemia.

«Nuestro reto ahora es obtener el registro sanitario. Estamos enfocados en realizar los estudios clínicos necesarios con pacientes, mientras que -en paralelo- hacemos capacitaciones en hospitales», añadió el director del Proyecto MASI.  En los próximos días,  la PUCP entregará a la Villa Mongrut otros 20 ventiladores con esta finalidad.

Trabajo en equipo

“Empezamos a trabajar el 16 de marzo, justo cuando se anunció la cuarentena, y hemos entregado los ventiladores en diciembre. Se trata de un hecho insólito. Para el Perú, es la primera vez que se logra producir en masa un dispositivo médico como el ventilador mecánico. Somos una de las experiencias más importantes a nivel mundial en el desarrollo de este tipo de equipos en esta pandemia”, dijo el Dr. Benjamín Castañeda, investigador y docente de nuestro Departamento de Ingeniería.

En esta etapa del proyecto, el Dr. Castañeda trabaja con un grupo de personas en las jornadas de capacitación, donde se instruye a alrededor de 10 a 15 personas, entre profesionales de medicina, enfermería, ingeniería biomédica y personal de soporte técnico.

“Apoyamos en la instalación de los ventiladores, la logística y las capacitaciones. Nuestro principal reto es que el personal de salud confíe en la tecnología peruana y utilice los equipos entregados. Muchos tienen resistencia a utilizarlos en las UCI. Buscamos que las capacitaciones se entiendan, que no queden dudas y que podamos sostener una relación fluida para garantizar que todo marcha bien. Si algo no funciona con el ventilador, pedimos que no lo descarten. Hemos activado un call center con atención 24/7. Estamos disponibles para atender cualquier potencial emergencia o falla en los equipos. Tenemos ventiladores de reemplazo en caso se requiera”, dijo la Mag. Verónica Montoya Blua, gestora del Proyecto MASI, quien acompaña cada una de las jornadas de capacitación junto con Sandra Pérez Buitrado, Mauricio Córdoba, Israel Oré y Esteban Lino, especialistas del equipo contratado por la PUCP.

Hito en el Perú

Para la Mag. Montoya, especialista en temas de innovación, el Proyecto MASI es “un hito sin precedentes en el Perú. Los ventiladores son la primera tecnología en la Universidad que ha cumplido los nueve puntos necesarios para la maduración de una tecnología capaz de salir al mercado”, dijo la economista PUCP.

“Participar en este proyecto ha marcado mi vida profesional, con la satisfacción de haber roto las barreras de lo posible. Para mí, el proyecto MASI representa el nacimiento de la industria de dispositivos médicos en el país. Es importante resaltar que este logro se debe a la unión de la academia con empresas privadas y el Estado”, resaltó el Dr. Castañeda.

Conoce más…

MASI es el resultado de un trabajo conjunto entre la PUCP, Brein Hub, Diacsa, Zolid Design y Energy Automation Technologies. Ha recibido financiamiento del Concytec a través del Fondecyt, y el apoyo económico de ISA REP, Fundación Telefónica, Fundación Mapfre, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, Grupo Breca, Rotary International, Engie, Respira Pacasmayo, un grupo de exalumnos PUCP, UGP y Asbanc. 

En noviembre, este proyecto obtuvo un financiamiento de S/200,000 de Concytec para estudios clínicos y telemedicina de los ventiladores mecánicos desarrollados en el proyecto.