Mario Urbina, paleontólogo e investigador del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, descubrió y recogió los restos fósiles en Pisco, Ica. Es uno de los cachalotes más antiguos conocidos.
La investigación fue publicada en la revista científica Journal of Systematic Palaeontology donde se describió  un nuevo género y especie de cachalote de hocico puntiagudo denominado Rhaphicetus valenciae en honor al doctor Niels Valencia Chacón (docente e investigador en la Facultad de Ciencias Biológicas de la UNMSM y director del Museo Natural de Historia)

Mario Urbina, investigador del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural de la UNMSM, descubrió y recogió un cráneo con huesos del oído, mandíbulas, dientes y otros restos postcraneales que corresponden al Mioceno inferior (entre 19 y 18 millones de años de antigüedad) en la Formación Chilcatay ubicada en Pisco, Ica.

Rhaphicetus valenciae fue un cachalote mediano con medidas entre los 4.7 y 5.7 metros, tenía un hocico largo y estrecho además de una gran cantidad de dientes superiores. Esta especie se alimentaba de presas pequeñas. Por sus características, se concluyó en el estudio que Rhaphicetus valenciae pertenecería a un nuevo género y especie.

Asimismo, la investigación determinó que esta especie se diferencia de otras debido a que posee una tribuna estrecha y cilíndrica que comprende casi el 75% de la longitud condilobasal (longitud entre el extremo anterior del premaxilar y el cóndilo occipital). Los restos serían parte de uno de los fiseteroides (mamíferos cetáceos odontocetos) geológicamente más antiguos

La investigación estuvo conformada por un equipo internacional, fue liderada por Olivier Lambert (Bélgica) y contó con la participación de Christian de Muizon (Francia), Giovanni Bianucci (Italia) y Mario Urbina (Perú).