Tesis de Investigador UNI, Dr. José Luis Mantari Laureano, se apoya en bibliografía científica y reportes de tratamiento en Italia, España y otros países que mejor han tratado a pacientes con COVID-19.

Ante el colapso de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en todos los hospitales del país por la segunda ola de la pandemia, el Dr. José Luis Mantari Laureano, apoyado sobre evidencia científica, recomienda el uso de los CASCOS CPAP de alto flujo a los pacientes críticos por COVID-19 mientras se encuentran esperando turno para acceder a los escasos Ventiladores Mecánicos de las camas UCI.

El Dr. Mantari; docente investigador de la Universidad Nacional de Ingeniería y creador del Oxigenador CONI del tipo Casco CPAP, manifestó que dichos dispositivos de ventilación de alto flujo, no invasivos, son efectivos y actúan proactivamente en la etapa inicial de pacientes con COVID-19, cuando tienen una saturación mayor a 92% o PaO2/FiO2 mayor de 200.

“Pero, cuando un paciente ya se encuentra en estado crítico con estos valores inferiores, lo correcto es que se le intube en una cama UCI. Sin embargo, en los hospitales de nuestro país tienen que esperar turno para acceder a un Ventilador Mecánico, y en esa larga espera, muchos fallecen antes de encontrar turno”, aseguró el Dr. Mantari.

En seguida, enfatizó el investigador de la UNI: “Basado en evidencia científica internacional y los reportes de España, Italia, y de países que mejor tratamiento han realizado a pacientes con COVID-19, el equipo que hemos desarrollado del tipo CASCO CPAP de alto flujo es el ideal para ser usado en dichos pacientes hasta que puedan acceder a un ventilador mecánico”.

Para el uso del Oxigenador CONI, explicó el Dr. Mantari, solo se requiere una entrada a un balón de oxígeno con una salida de 15 lt/minuto, ya que el dispositivo de ventilación cuenta con “venturi”, robusto y patentado, que triplica o cuadruplica la saturación de oxígeno al paciente, entre 40 y 60 lt/minuto. Asimismo, cuenta con un filtro que evita se contamine el nosocomio.

Al finalizar, manifestó que mediante la empresa D+Imac Lab SAC y con el apoyo de su equipo de investigación de la UNI, está fabricando dichos dispositivos a escala industrial y que a la fecha cuentan con un stock disponible de dos mil Oxigenadores CONI, del tipo Casco CPAP de alto flujo.